Modelo ACT (Terapia de Aceptación y Compromiso) y su utilidad en Coaching

Mercedes Cavanillas

La Terapia de Aceptación y Compromiso, conocida como ACT (pronunciada como la palabra en inglés “act”, que significa actuar) es una terapia que ofrece una nueva perspectiva desde la que abordar los problemas psicológicos. Es una terapia cognitivo- conductual, de “Tercera Generación”, presentada por Hayes, Wilson y Strosahl en 1999. Se basa en la investigación más vanguardista sobre el rol del lenguaje y los pensamientos en el sufrimiento humano.

ACT sostiene que el sufrimiento humano es inevitable, forma parte de la vida, y es inherente a la condición humana. Y, de hecho, es la lucha por eliminar el malestar y los sentimientos dolorosos lo que hace que éstos se incrementen, además convertirse en elemento central de la vida de la persona, alejándola de aquello que es más importante para ella. El objetivo, por tanto, no es reducir el sufrimiento, sino ayudar al individuo a llevar una vida plena y significativa para él, aceptando el sufrimiento que inevitablemente va unido a ella. Para ello, se dota al individuo de habilidades de “Aceptación Psicológica” que le permitirán manejar pensamientos y sentimientos dolorosos de forma mucho más efectiva, de una manera que tendrán mucho menos impacto e influencia sobre la persona. De esta manera, podrá “Comprometerse” a realizar acciones que le ayuden a vivir la vida que quiere vivir. Todo ello se realiza incrementando la llamada “Flexibilidad Psicológica”, definida como la “Capacidad de estar en el momento presente, completamente consciente y abierto a la experiencia, y realizando acciones dirigidas a vivir la vida que se desea”

Como muchas otras aportaciones de la psicología, hay muchos aspectos de ACT muy aplicables y utilizables en Coaching, y varios profesionales en todo el mundo ya lo están haciendo. Muchas veces encontramos clientes cuyo objetivo creen “obstaculizado” por pensamientos o emociones negativas. Por ejemplo, una persona que no se expresa en las reuniones por miedo al rechazo; o alguien que no busca un nuevo empleo que le llenaría mucho más por miedo a la incertidumbre y “a no encontrarlo”; un directivo que no aplica nuevas formas de trabajo, a pesar de que podría mejorar la eficacia del equipo, por temor a “fastidiarla” o a que sus superiores o su equipo piensen mal de él. En todos estos casos, las personas no están viviendo la vida que desean porque están evitando el malestar que lleva asociado. Este Modelo proporciona herramientas muy efectivas para ayudar al coachee a realizar acciones dirigidas al objetivo, manejando esos pensamientos o emociones de forma mucho más eficaz, sin que le bloqueen o paralicen.

¡Como mínimo, yo creo que merece la pena explorar el Modelo!

0 Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

diecinueve − 4 =

*

By continuing to use the site, you agree to the use of cookies. more information

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close