Liberemos a los Locos

Manuel Seijo

Steve Jobs dijo la famosa frase: “He aquí a los locos. . . mientras algunos pueden verlos como locos, nosotros vemos al genio, porque los que están lo suficientemente locos como para pensar que pueden cambiar el mundo, son los que lo hacen “.
A Michael Lurie, Vicepresidente de Soluciones para empresas de la Compañía Ken Blanchard, le gusta esta cita porque habla de la esencia de lo que hizo Apple y muchas otras grandes compañías actuales. Más que el enfoque tradicional, de arriba hacia abajo, Lurie dice “que en el entorno de los mercados abiertos de hoy en día, necesitamos agilidad y empresas centradas en las personas, capaces de dar rienda suelta a su potencial y sus pasiones”.
El estilo de liderazgo en el que la mayoría de las personas se formaron durante estos años, sin duda los líderes mayores de 40 años, fue diseñado para evitar y prevenir la desorganización. En cambio, lo que hoy nos encontramos es un ambiente donde los líderes tienen que abrazar la desorganización, yo diría que hasta el caos, ver las oportunidades que presenta, y dar un paso adelante con valentía para dar forma al futuro.

 

Lurie explica que, en la actualidad, la mayoría de las empresas están operando en un mercado mundial abierto que está cambiando continuamente.
Durante los últimos veinte años, los cambios más fundamentales; sobretodo aquellos que tienen que ver con la globalización de las tecnologías digitales, el sistema de mercado y la educación, han erosionado los pilares que sostienen los mercados protegidos y los sistemas de dirección de empresas tradicionales, transformando la economía industrial en la economía de la información actual. Los nuevos pilares que están surgiendo son mucho más poderosos, flexibles y sostenibles, basados en posibilitar y liberar el ingenio individual y colectivo y la energía de miles de millones de personas en todo el mundo.
Como resultado, las empresas están atendiendo a demandas bastante mas diversas y exigentes, de los grupos de poder; pero esto también incluye a empleados, socios y agrupaciones, que tienen muchas más opciones de inversión y que están informados acerca de esas opciones como nunca lo han estado.
En este tipo de entorno, las empresas deben evolucionar continuamente si quieren sobrevivir y prosperar, por ello cada vez tienen una mayor dependencia sobre los recursos intangibles que aportan las personas: innovación, relaciones humanas y cultura organizativa como eje fundamental de los motores económicos. Un nuevo modelo de empresa debe estar diseñado para maximizar las contribuciones individuales y optimizar los esfuerzos colectivos con el fin de maximizar el valor creado por todos y para todos.
NUEVAS HABILIDADES Y CAPACIDADES DE LIDERAZGO
Según Lurie, este nuevo modelo de empresa ágil centrada en las personas requiere de líderes que desarrollen y entrenen unas capacidades y competencias totalmente diferentes a las del modelo tradicional de la sociedad centrada en el capital en donde la “gestión” se centró en la planificación, dirección y control.
Para construir empresas ágiles, centradas en las personas y con éxito, los líderes de hoy necesitan nuevos modos de pensar y nuevas habilidades para convertirse en catalizadores, arquitectos y entrenadores.
Catalizadores: El enfoque tradicional de liderazgo se basa en una mentalidad de escasez, competencia y protección de una visión centrada en el capital, en ese mundo el capital es el recurso más valioso, y ganar un retorno sobre el capital es el objetivo más importante. Lurie explica que hoy en día los líderes deben reconocer que el capital no es ni escaso ni es el recurso más valioso. De hecho, hoy en día los recursos más valiosos de la compañía son sus personas y las personas tienen recursos infinitos, como sus propias necesidades. No existe limite para el ingenio, el trabajo duro, la pasión, el amor y el compromiso que siempre han sido, y siempre serán, responsables de toda creación humana.
Como dice Lurie, “más que el valor económico de la mentalidad capitalista centrado en la escasez, la competencia, y el control, necesitamos exactamente lo contrario: una creación de valor, centrada en las personas con una mentalidad de la abundancia, la colaboración y la evolución. Este nuevo modo de pensar tiene que estar en el corazón de la transformación de nuestras sociedades tradicionales centradas en el capital, hacía organizaciones ágiles, centradas en las personas, y, los líderes de hoy deben catalizar la transformación a través de modelar personalmente y engendrar en todos los demás, este nuevo modo de pensar en la creación de valor. “
Arquitectos: Además, los líderes necesitan nuevos enfoques para el conjunto de habilidades “duras” de negocio como la estrategia, las operaciones y la organización. Tienen que convertirse en arquitectos cualificados en el diseño de las empresas que tienen que ser redes de colaboración en constante evolución para crear cada vez mayor valor para todos los grupos de interés.
En lugar de centrarse en la estrategia de la ventaja competitiva, los líderes de hoy tienen que centrarse en la innovación de nuevos modelos de negocio. Tienen que aprender a ejecutar la estrategia no como la planificación operativa y el control tradicional, sino como un proceso de evolución continua. Y en lugar de sostener las jerarquías en silos, los líderes tienen que aprender a diseñar y operar una organización en red, capaz de aprovechar los efectos de la red para que actúe como un multiplicador de creación de valor.
Desarrollar personas: Por último, los líderes también necesitan nuevos enfoques para el desarrollo de personas en habilidades “blandas”, ya sea a nivel de los individuos, sus equipos, o de la organización en su totalidad. Deben convertirse en coachs, desarrollando la pasión y el potencial de las personas en toda la organización, entendiendo profundamente a las personas, reconocer y apreciar sus talentos, y ayudarles a trabajar juntos de manera eficaz y en colaboración para crear valor para todos.
Como explica Lurie, “Esto comienza porque los lideres adquieran una profunda comprensión de sí mismos y de los demás, en que puede contribuir cada uno y que es lo que cada uno necesita para tener éxito. Los líderes necesitan desarrollar nuevas capacidades para la construcción de equipos desde la diversidad y la inclusión, haciendo coaching y desarrollando a cada uno de sus miembros y al equipo en su conjunto, y, facilitar el rendimiento individual y de equipo. Los líderes también necesitan desarrollar capacidades para colaborar e influir a través de toda la organización, liderando el cambio, y modelando constantemente la cultura organizacional”.
DESARROLLO DE UN NUEVO CONJUNTO DE CAPACIDADES
El entorno empresarial está cambiando rápidamente y los modos de pensar sobre él, las habilidades y los comportamientos que muchos líderes han aprendido durante muchos años se están convirtiendo rápidamente en obsoletos.
Estas capacidades se desarrollaron para un mundo que ya pronto no existirá. Los líderes de hoy necesitan un nuevo modelo de capacidades diseñadas para el cambio, tan brutal, que la sociedad de la información esta generando. Para las empresas que buscan generar un rendimiento excepcional a corto plazo y de alto valor de crecimiento sostenible a largo plazo, sus líderes necesitan desarrollar con urgencia nuevas capacidades para construir empresas ágiles, centradas en las personas. Los líderes que construyan estas capacidades liberaran a “los locos” que crearan grandes empresas perdurables, que prosperarán en los mercados abiertos, del siglo XXI.


  Manuel Seijo
  Leister Consultores, AECOP FEDERACIÓN

 

0 Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

dieciseis + 16 =

*

By continuing to use the site, you agree to the use of cookies. more information

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close