Creencia Limitante: El precio

Por: V. Díaz

 

CREENCIA LIMITANTE “EL PRECIO”

 

Una creencia es un programa mental, es parte del software de nuestra mente con el que nos movemos en la vida; siguiendo con el símil, sería la parte del software que gestiona en nuestro apartado de pensamientos y condiciona la forma en que observamos la realidad y nos relacionamos con ella. Vive en nuestro subconsciente y son las verdades absolutas con las que nos relacionamos, trabajamos, vivimos y tomamos las decisiones.

Generalmente son creencias que hemos aprendido en nuestra infancia, por lo que hemos vivido, por lo que hemos oído en nuestra casa, el colegio etc..

Entre las creencias existen las potenciadoras y las limitantes, estas, las limitantes son las que nos interesan ahora, debido a que generan en nosotros bloqueos o parálisis de nuestras acciones en el presente hacia el futuro.

Tal y como aporta el biólogo y científico Bruce Lipton, la información que tenemos en nuestra mente en forma de creencias limitantes influirá en lo que nosotros observamos e interactuamos con ello.

 

 

EN LA VENTA

 

En el mundo de la venta, las creencias limitantes así como las potenciadoras, generan vendedores bloqueados al vendedor del año “aquel del que se dice que vendería un aire acondicionado a un esquimal”

Entre las creencias limitadoras de algunos vendedores se encuentra el “precio”.

No tener el mejor precio o tener el mejor precio del mercado.

Este pensamiento hace que se enfrente a la venta con mayor o menor confianza “en sí mismo” y nos lleva a conseguir o no la deseada venta.

La creencia limitante del precio, la mente lo relaciona con la confianza, confianza en el producto, en ser más competitivo en el mercado y al mismo tiempo en la confianza sobre uno mismo y su habilidad para vender, y eso lleva a no valorarse en todo su potencial como vendedor.

 

Como trabajar esta creencia limitante.

 

Primero debemos saber que el precio de un producto/servicio no es el valor del vendedor y que como vendedores expertos o futuros expertos, la venta es una habilidad que se aprende y que podemos trabajar todos los días.

Segundo el precio está totalmente ligado con la expectativa que el cliente tiene sobre el producto o servicio. Si los beneficios percibidos por el cliente son altos el precio será el justo. Aquí entraría la técnica de argumentar en primer lugar todas las ventajas competitivas de las que dispone el producto o servicio enmarcado en las necesidades expresadas por el cliente. Y aquellas no expresadas que están debajo de sus contra argumentaciones.

En tercer lugar, hay que estar y prepararse para un “no”. El no en la venta abre la puerta a las negociaciones, a las argumentaciones. Y a todo aquello que gira entorno a desarrollar la venta.

Al fin y al cabo el precio no es una verdad absoluta, dependerá del cliente que lo valore. Por ello no se debe pensar que tenemos un mal precio; tenemos el precio exacto para el cliente adecuado.

 

 

 Vanessa Díaz López-Brea

SegurCaixa Adeslas

Coach Ejecutivo-Organizativo Profesional

 

 

 

0 Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

cinco + 9 =

*

By continuing to use the site, you agree to the use of cookies. more information

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close