Relación entre el Modelo Competencial de AECOP y el Modelo de ICP: Competencia AECOP “Capacidad de Organización”

Por: Andrea V. y Mar A.

COMPETENCIA AECOP: “Capacidad Organizacional”

El Modelo desarrollado por el Institute for Coaching Psychology (ICP): Modelo “4+5=9”, se basa en una serie de modelos y técnicas a nivel internacional y entre otros y de forma destacable, en el Modelo de la Asociación Española de Coaching Profesional (AECOP).

En este análisis vamos a revisar la relación entre la competencia de AECOP “Capacidad de Organización” y el modelo de ICP. AECOP define esta competencia como “Capacidad de desarrollar un plan ordenado para alcanzar los objetivos y recursos apropiados, gestionando sus prioridades de forma eficiente e incluyendo el uso de herramientas y mecanismos de seguimiento y verificación”.

La Capacidad de organización es necesaria para asegurar que el proceso se lleve a cabo de la forma más productiva para el cliente, y el coach debe asegurar la aplicación de todas las metodologías, técnicas y recursos a su disposición. ICP a través de su modelo nos invita a poner esto en práctica, asegurando además, que los objetivos del cliente se definen y miden de manera adecuada para poder establecer el progreso real.

En los 4 pasos que componen la primera parte del modelo de ICP (MAPA), destacamos los siguientes aspectos: (1) en el primer paso del proceso, Metas, debemos acordar de forma concreta, específica y medible el objetivo de trabajo y especificar indicadores que nos permitan medir el éxito del proceso y/o de cada sesión; (2) en el proceso de realidad Actual, el coach debe explorar diferencias entre esta situación y la situación deseada, para ello se propone establecer métricas que permitan al cliente ver con mayor claridad su situación y lo que quiere conseguir; (4) en el último paso de compromiso Acción, se acuerdan acciones y compromisos concretos dentro de un marco temporal. El coach debe asegurar que estas acciones y compromisos están alineados con el objetivo del proceso establecido en el paso 1 y que pueden evaluarse de acuerdo a los indicadores también acordados. Para conseguir lo anterior, el coach se apoya en las 5 herramientas y las 9 competencias que complementan el modelo de ICP.

Desde la perspectiva de las 5 herramientas, aunque cada una aporta elementos útiles destacamos las siguientes: (2) a través de la Escucha incondicional el coach reformula y resume lo que permite al cliente profundizar y avanzar y el coach, a su vez, debe ser capaz de reutilizar la información clave en momentos posteriores del proceso, confirmando y avanzando en el camino adecuado para el cliente; (4) la herramienta Feed a través del feedwithin busca la visualización, definición y refuerzo del compromiso del cliente con sus objetivos.

En relación a las 9 competencias del modelo de ICP, la que más aporta y se alinea con la Capacidad de organización según la definición de AECOP es la competencia Medir (3) que permite establecer patrones de comparación y medición, y por lo tanto facilita establecer la situación de inicio, los puntos de progreso y la situación al final de proceso, de forma realista, clara y precisa para el cliente y para el coach. Con esta competencia, el coach asegura que todas las acciones van dirigidas al logro de objetivos del cliente y establece prioridades entre los distintos temas u objetivos que plantea el cliente; adicionalmente la competencia Temporalizar (5) facilita al coach el establecer un cronograma de hitos significativos del cliente, establece

relaciones temporales, reconduce ideas del pasado y futuro para focalizarlas y orientarlas a la acción. A través de esta competencia, por lo tanto, y en relación con la competencia AECOP de Capacidad de Organización, el coach y el cliente ordena acontecimientos y analiza su influencia en los objetivos para conseguir una mayor eficacia.

Por último, nos parece interesante analizar de forma resumida la competencia de Capacidad de Organización a través de los siguientes modelos psicológicos en los que se basa la metodología de ICP, ya que estos modelos ayudan al coach y al cliente a desarrollar un plan ordenado para definir y alcanzar los objetivos del proceso de coaching: el Modelo Humanista, y dentro de éste la Terapia de Aceptación y Compromiso (ACT), facilita el compromiso del cliente, estar abierto a la experiencia y le ayudar a descubrir su verdadero objetivo y realizar acciones; en el Cognitivo- Conductual y el modelo ABC (Acontecimiento, Creencia sobre los acontecimientos y Consecuencias) trabajamos desde la asunción de que las creencias sobre los acontecimientos, y no los propios acontecimientos, son los que en la mayoría de los casos producen las consecuencias cognitivas, conductuales y emocionales. Este modelo facilita que el cliente se de cuenta (awareness) y se vayan produciendo pequeños cambios; finalmente, el Modelo Psicodinámico, propone 3 tareas o pasos, valoración actual, valoración de la conciencia y aceptación de la experiencia y responsabilizarse de ella (acción).

Andrea Vía Obregon y Mar Álvarez Sanz

0 Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

tres × uno =

*

By continuing to use the site, you agree to the use of cookies. more information

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close